Diccionarios técnicos. Entre bambalinas.

Òscar Aznar es un antiguo compañero de carrera de la facultad de TeI en la Universitat Autònoma de Barcelona, de hecho, llegamos a trabajar en equipo en alguna asignatura. Curiosamente, compaginaba los estudios de TeI con la licenciatura en Químicas. Tras acabar nos perdimos la pista una temporada. Cuando volví a saber de él me contó que trabajaba en la elaboración de un diccionario de química. Pensé que sería interesantísimo que nos hablara de ese trabajo pues a mí no se me había ocurrido adentrarme en el terreno profesional como traductora de esa forma, había optado por una salida más tradicional: trabajar como autónoma para clientes directos y agencias. En esta entrada, por tanto, Òscar os contará su experiencia en ese proyecto para acercaros un poco al mundo de la elaboración de los diccionarios especializados. Pero antes de nada, una presentación formal que os ayudará a entender un poco mejor sus respuestas:

Òscar Aznar Alemany es un químico (Universitat de Barcelona, UB) y traductor con la combinación EN, PT > CA, ES (Universitat Autònoma de Barcelona, UAB) que se especializó con un máster en análisis químico (UB) y otro en corrección lingüística en catalán (UAB). Compagina la enseñanza del inglés con proyectos lingüísticos como el voluntariado en la traducción de subtítulos para TED (www.ted.com) o, profesionalmente, la corrección de tesis doctorales o las colaboraciones con el TERMCAT (centro de terminología de la lengua catalana).

La elección es poco habitual, ¿qué te motivo a simultanear los estudios de química con los de traducción?

Desde siempre me habían interesado las ciencias puras y las lenguas por igual. En mi mente se presentaban como dos fenómenos muy parecidos: sistemas naturales (en oposición a artificiales) regidos por unas reglas implícitas pero deducibles. Eran juegos de descodificación y codificación. De entrada me matriculé en química porque es más alcanzable formarse en lenguas fuera de la universidad que en ciencias experimentales. No obstante, cuando superé el primer ciclo de la licenciatura, una amiga de traducción e interpretación me habló del acceso a segundo ciclo de su carrera y no pude desaprovechar la oportunidad de la formación universitaria en un campo que me apasionaba.

Al terminar ambas carreras, ¿cuáles eran tus expectativas profesionales? ¿La colaboración en la elaboración del diccionario fue tu primer trabajo como profesional? ¿Cómo llego?

rm-logo02Me veía con un trabajo estable en un laboratorio a media jornada, para asegurar un sueldo de supervivencia, y dedicando la otra mitad del día a la traducción y la corrección de textos científicos y técnicos. En la práctica substituí el laboratorio por las clases de inglés porque el horario es más marcado (en el laboratorio a veces dependes del experimento y hay que llegar pronto o salir tarde) y creo que ya hay muchos científicos, pero faltan profesionales que les trabajen la lengua (ya me entendéis). Lo primero que hice fue corregir un par de tesis doctorales y un trabajo de fin de máster de compañeras del departamento de química analítica en la universidad. Después, más por curiosidad que por intención, mandé mi currículum al TERMCAT y contactaron conmigo. Participé en la primera fase de la actualización del Diccionari enciclopèdic de medicina de Enciclopèdia Catalana y, al terminar, consideraron mi perfil para desatascar el diccionario de química.

¿Cuál era el título del proyecto (o el diccionario) y cuantas personas estabais involucradas en su concepción? ¿Cuál era la labor de cada una o cómo estaba dividido el trabajo?

Sorprendentemente, se trata del Diccionari de química, sin más. Muchas personas han participado en algún punto del proyecto; calculo que treinta o más. En la fase de redacción, especialistas de cada área temática de la química en las cuales se dividió el diccionario escribieron los términos y sus definiciones en catalán, además de las denominaciones en castellano e inglés. En la revisión temática, otros expertos debían revisar el contenido científico. A eso le seguía una revisión lingüística por parte de los terminólogos del TERMCAT y una revisión final de los responsables del proyecto.

¿Durante cuánto tiempo se prolongó el proyecto?

Digamos que se trata de un diccionario añejo. Yo entré en el proyecto al final del 2011, por lo que solamente puedo conjeturar. La redacción de un área puede variar de un par de semanas a un par de meses, o tres o cuatro, según la extensión de la misma y de la dedicación horaria. Siendo los redactores en gran parte profesores universitarios, se podría doblar o triplicar. La revisión temática fue lo que estancó el proyecto, ya que algunos especialistas fueron cuestionablemente fieles a su compromiso y quedaron muchas áreas sin revisar. Me consta que en 2007 se llevó a cabo la revisión lingüística de una de las revisadas, pero poco más. Como los autores, profesores universitarios, gozaban de trabajo abundante debido a la magnífica distribución de recursos de este país, no hubo presión para avanzar y el TERMCAT seguía con sus muchos otros proyectos. Hasta que apareció un chico ilusionado, de aspecto responsable y formado en química y lengua, a la vez que atractivo ;-). Así me confiaron las revisiones temática y lingüística a la vez con la intención de convertir el trabajo de dos meses de diez personas en el trabajo de veinte meses de una; no había prisa y se conseguiría un resultado más homogéneo.

Me has comentado que no ha llegado a ver la luz por falta de financiación, ¿cuáles han sido exactamente las causas de la paralización del proyecto? ¿Se puede hacer algo por cambiarlas?

El TERMCAT es un organismo público que maneja muchos proyectos y cada año se estudia el presupuesto menguante que se dedica a cada uno. Este proyecto no es prioritario ni siquiera para los autores (que ya tienen suficiente con lo suyo), por lo que está en cola de espera. Cualquier gobierno capaz de una mejor gestión o cualquier mecenas adinerado serán bienvenidos :-). En estos momentos puede faltar un año de trabajo.

¿Qué sucederá con todo el trabajo hecho si el proyecto no continúa hasta su finalización?

De momento se prevé finalizarlo, o sea que no se ha planteado esta cuestión, que yo sepa. Como la revisión se hace por áreas temáticas, supongo que se podrían publicar minidiccionarios específicos. Y siempre se podrían añadir todos los términos a la base de datos pública del TERMCAT.

¿Sabes si este tipo de circunstancia se da a menudo?

Por desgracia, parece que se da constantemente en cualquier trabajo hoy en día.

¿En qué circunstancias laborales ha quedado el equipo? ¿Cuáles son tus planes de futuro? ¿Contemplas la posibilidad de poder seguir trabajando en ambas especialidades?

El equipo estos dos años hemos sido una responsable del TERMCAT y yo. Ella sigue con otros diccionarios y yo aprovecho un merecido descanso para experimentar con la formación en línea y dedicarme a todo lo que nunca hacemos “por falta de tiempo”. Estoy considerando cursar algún máster específico de traducción científica o escribir un superventas y vivir de las rentas ;-). En realidad no lo sé, tiendo a la improvisación; pero mi intención es seguir trabajando en el lenguaje científico.

¿Hay alguna cosa más que creas importante comentar?

Te hablaría de Doctor Who y Downton Abbey, pero creo que, a pesar de todo, no encajan en el tema…

Había olvidado ese humor Òscar ;-), ¡muchas gracias por conceder esta entrevista a proTECT project! Estoy segura de que despertará un gran interés.

Un abrazo enorme,

Amaia

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

About proTECT project

iniciativa en pro del acercamiento entre técnicos y traductores especializados y en busca de la calidad técnica y lingüística óptimas de la documentación que generan. Si quieres colaborar, puntual o habitualmente, ponte en contacto con nosotros en proTECTproject@ymail.com

6 responses to “Diccionarios técnicos. Entre bambalinas.”

  1. asdf says :

    Conocí a Òscar en la UAB y es perfeccionista el que más cualidad que necesita para corregir esos textos y diccionario. Solamente quería hacer una pequeña crítica y es cuando 2 idiomas maternos se cruzan y juegan una mala pasada como “substituí” que está en su respuesta.

    Sé que le dará un poco de tirria, y espero que me perdone 🙂

    Para todo lo demás, ánimo!

    • amaia gómez goikoetxea says :

      Gracias asdf :-). Espero que él te tenga controlado con ese nombre y pueda “vengarse” la próxima vez que te vea ;-).

      ¡Gracias también por los ánimos!
      Un saludo,
      amaia

    • ÒscarAzAl says :

      Como bien dice Asdf (seudónimo que no me dice nada), procuro cuidar los detalles aunque siempre es inevitable algún patinazo. Por ese motivo me aseguraría de que la entrevista fue por escrito y que el texto es del entrevistado y no una transcripción. Si lo fuera, también investigaría una posible edición de la entrevista, por si acaso.

      Aun así, Asdf está totalmente en lo cierto. Lo admito. Reconozco sin vacilación que ese substituí es mío. Bueno, mío y de la RAE, no quiero quedarme con todo el mérito.

      Se me había olvidado decir que también consultaría las fuentes antes de criticar errores en público, por prudencia más que nada.

      Espero que consigas tu propio perdón. Por mi parte no hay rencor, que bastante tienes con lo tuyo ;).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: