¡Entré en el roster de la ONU!

(O LCE-2012-Spanish Translators. Parte VI. )

Por Amaia GÓMEZ.

¡Qué más quisiera! Ese grito no lo he lanzado yo, desgraciadamente. Quienes probablemente sí lo hayan podido gritar a los cuatro vientos son dos conocidas: Olga Campos y Ana Puga, a las que, desde aquí, felicito personalmente por tremenda hazaña, pues el porcentaje de aprobados es bajísimo. Olga a la primera y Ana a la segunda, ¡quien la sigue la consigue!… así que, personalmente, seguiré tu ejemplo ;-).

Estando claro que no puedo acabar de contar en primera persona en qué consisten todos los pasos del examen previo a entrar en esa preciada lista, he decidido entrevistar a Olga para que me cuente ella la última parte: la entrevista personal una vez superado el examen escrito. De esa forma doy por concluida la serie de entradas que he dedicado al tema y que podéis recuperar a través de los siguientes enlaces: http://wp.me/p1CP3Z-4y, http://wp.me/p1CP3Z-4I, http://wp.me/p1CP3Z-4W, http://wp.me/p1CP3Z-5q y http://wp.me/p1CP3Z-5H.

Pero antes de nada, dejadme que os presente a Olga:

Olga 72 ppp 27-6-13@Olgacamposa es licenciada en Traducción e Interpretación por la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona (1999) y traductora jurada de lengua inglesa, completó el Máster en Traducción Médico-Sanitaria de la Universitat Jaume I de Castellón (2008) y es en la actualidad traductora autónoma y profesora de dicho máster.

Nos conocimos en Salamanca allá por septiembre de 2012 cuando nos convocaron a la prueba escrita del examen y congeniamos enseguida, de forma que a día de hoy seguimos en contacto. Pero bueno, estoy segura de que nuestra historia de amistad no es lo que os interesa de esta entrada, así que voy al grano.

Olga, hicimos el examen escrito el 11 de septiembre de 2012, a mi me llegó la notificación de no haberlo aprobado el miércoles 6 de marzo, pero creo que a los que lo superasteis os avisaron un poco antes ¿el viernes 1 de marzo? ¿Cómo lo hicieron, porque creo que incluso fue un viernes a última hora, a eso de las siete o las ocho de la tarde, cuando ya has dejado de estar pendiente del ordenador, no es así?

Hola, Amaia. En primer lugar, muchísimas gracias por las felicitaciones, fue genial conocernos en Salamanca; ¡recuerdo perfectamente lo bien que sabía aquella cervecita en la plaza Mayor tras tantas horas de examen! Lo cierto es que este último año ha estado para mí repleto de cambios, proyectos, esperas, anhelos y gratas sorpresas. Recibí la noticia del aprobado el viernes 1 de marzo, hacia las 20.30 h. Lo recuerdo, además, porque justo esa noche mi marido tenía una cena y estaba sola con mis hijos, jugando en el comedor. Por casualidad, me levanté y vi que en el teléfono se encendía la lucecita roja que indica que has recibido un correo. Cuando vi de dónde procedía, me quedé bloqueada; tantos meses esperando una respuesta que por fin llegaba… Lo abrí inmediatamente, pero los instantes que tardó en abrirse el archivo PDF con la respuesta se me hicieron eternos. Pero allí estaba; me costó asimilarlo al principio, pero me sentí enormemente feliz y fue una sensación que me duró varios días.

En la carta decían que más adelante se os informaría sobre la fecha del examen y el lugar, que en tu caso fue el 9 de abril en Madrid. ¿Cuánto tiempo tardó en llegar esa segunda notificación y con cuántos compañeros te encontraste en Madrid?

Exacto. En la carta nos dieron 4 días hábiles para enviar nuevamente nuestro Personal History Profile actualizado, además de una copia escaneada de nuestros títulos y del pasaporte. Una vez enviado todo, el 21 de marzo me llegó otra carta en la que me comunicaban que mi examen estaba previsto para el 9 de abril en Madrid.

Antes de aquel 1 de marzo, yo no conocía más que a un par de personas (tú eras una de ellas) que se hubiesen presentado al examen. Con la euforia del aprobado, publiqué un mensaje en Twitter y otras tres chicas lo hicieron también. Así fue como conocí a Ana Puga, Alicia García y Antía Collazo, nos intercambiamos las direcciones de correo electrónico y desde entonces estamos en contacto. Para mí han sido un gran apoyo, pues hemos compartido inquietudes, dudas y miedos, y eso ha hecho que esta parte del proceso resultase muchísimo más llevadera. Además de a Ana, Alicia y Antía, a través de Twitter también conocí a Sabela Avión, que trabaja en la sede de la ONU en Ginebra y se portó fenomenal con nosotras, pues se brindó a despejar nuestras dudas sobre la organización y sobre la parte que nos quedaba por delante del proceso de selección.

Al final, resultó que las cuatro teníamos la entrevista prevista para el 8 o 9 de abril, con lo que pude coincidir con Ana y Alicia y comimos juntas en Madrid.

He de decir que yo tenía la entrevista programada a primera hora del día 9, y creo que ellos se dejaban un margen de una hora entre una entrevista y la siguiente, con lo que no te encontrabas con otros entrevistados ni a la entrada ni a la salida.

¿También habían examinado a unos cuantos el día anterior, no es así? ¿Y en Ginebra? ¿Sabes cuántas personas pasaron a esa fase del examen?

Sí, en Madrid se hicieron entrevistas el 8 y el 9 de abril, y tengo entendido que luego el tribunal se trasladaba a Ginebra para entrevistar a más personas. Lo que no sé es si las entrevistas de Nueva York se hicieron antes o después de las nuestras.

En cuanto al número de aprobados, no apareció en ningún momento el listado en el sitio web de la ONU, pero creo que a Ana le dijo un compañero que trabaja allí que habíamos superado el examen escrito 19 de las 306 personas que nos presentamos.

¿En qué consistió exactamente la prueba: partes y tiempos, cómo era el tribunal…?

El tribunal estaba compuesto por las jefas del Servicio de Traducción de Nueva York y de Ginebra, una senior reviser de Ginebra y un responsable de Recursos Humanos que venía también de Nueva York.

Al llegar, me dieron un texto de una media página aproximadamente y me dijeron que disponía de 10 minutos para leérmelo y preparármelo. Después, vinieron a buscarme y pasé a la sala donde estaban sentados los miembros del tribunal. Traduje el texto a la vista y luego respondí a las preguntas que me hicieron sobre la traducción (básicamente, me pidieron que les ofreciese alternativas a la traducción que yo había dado de algún término o que reformulase alguna frase).

Una vez acabada esta parte de la prueba, el resto de la entrevista se desarrolló en inglés y seguía el modelo de lo que en la ONU denominan competency-based interview.  No es una entrevista de trabajo como las que estamos acostumbrados a hacer, sino que es un tanto “especial”. Verás, en la convocatoria de los exámenes ya nos dijeron que para el puesto de traductor valoraban las competencias de profesionalidad, trabajo en equipo, aprendizaje continuado y conocimiento de las nuevas tecnologías. Así pues, todas las preguntas que me hicieron estaban centradas en estas competencias y me pedían que les facilitase ejemplos reales de mi vida profesional (o personal) con los que yo pudiese demostrar que tenía las competencias que ellos estaban buscando. Por ejemplo, una de las examinadoras me pidió que le comentase una situación en la que hubiese tenido que trabajar en equipo, si se había presentado algún problema y cómo lo había resuelto. También me preguntaron qué cualidades tenía que tener, en mi opinión, un buen traductor profesional. He de decir que la situación impone bastante respeto, pero fueron 45 minutos de conversación tranquila y natural, en ningún momento me sentí intimidada y todos fueron muy amables, desde que entré en la sala hasta que salí por la puerta y pude respirar J.

Posteriormente, ¿cuándo os han notificado que entrabais en el roster? ¿Sabes cuántos lo habéis conseguido de los que os presentasteis a la última prueba?

No sé cuántas personas hemos entrado en la lista al final, te llega muy poca información en ese sentido. Yo recibí la noticia el 24 de mayo, a las 23.30 h… Como lo envían desde la sede de Nueva York, siempre me ha pillado “fuera de horario de oficina”. Como sabíamos que la respuesta tenía que llegar ya de forma inminente, mi marido llevaba todo el día bromeando con “la lucecita roja del teléfono” y justo antes de ir a dormir me preguntó, irónico, si sería capaz de irme a la cama sin echarle un vistazo antes. Y allí estaba, como la otra vez, un mensaje nuevo en mi bandeja de correo, con una maravillosa noticia que espero que me cambie la vida en los próximos meses.

Ahora a esperar a que os ofrezcan un puesto de trabajo… a Guillermina Ruiz le ofrecieron dos puestos en el plazo de un mes así que ve preparando las maletas ;-).

¡Mi más sincera enhorabuena de nuevo y gracias por concederme esta entrevista, Olga!

Un abrazo, amaia

Gracias a ti, Amaia, por el estupendo trabajo que haces a través de tu blog, que será útil a muchísimas gente, y no solo traductores del área técnica. Espero tener buenas noticias en unos meses y, por supuesto, cuando las tenga, te escribiré para contártelo. Un beso.

Anuncios

About proTECT project

iniciativa en pro del acercamiento entre técnicos y traductores especializados y en busca de la calidad técnica y lingüística óptimas de la documentación que generan. Si quieres colaborar, puntual o habitualmente, ponte en contacto con nosotros en proTECTproject@ymail.com

5 responses to “¡Entré en el roster de la ONU!”

  1. Rosa says :

    ¡Por supuesto, Amaia, si encuentro más información sobre el tema os lo haré saber enseguida!

    Saludos,

    Rosa.

  2. Rosa says :

    Amaia,

    En primer lugar, muchas felicidades por tu proyecto. Lo encontré en Internet por casualidad y desde el primer momento me suscribí a las actualizaciones. ¡Me parece una iniciativa fantástica!

    La serie de informaciones y entrevistas sobre los exámenes para ser traductor de la ONU me ha parecido muy interesante. Al verlo, he pensado en aprovechar para lanzar una pregunta sobre la que no encuentro respuesta en Internet: ¿sabe alguien si es posible trabajar como traductor de la ONU, o de la Unión Europea, en modalidad free-lance? Si alguien pudiera indicarme dónde encontrar información al respecto, le estaría muy agradecida.

    Muchas gracias y felicidades de nuevo por la iniciativa.

    Rosa.

    • proTECT project says :

      Hola Rosa:

      Personalmente puedo decirte que, en teoría, algunas organizaciones dependientes de la ONU sí contratan a profesionales autónomos. Por ejemplo, la sede de la UNESCO en Cataluña ofrece la posibilidad de presentar candidaturas espontáneas: http://www.unescocat.org/es/quien-somos/como-colaborar/bolsa-de-trabajo. Otra cosa es que recibas ofertas dentro de un período razonable. Yo me inscribí de esta forma hace más de un año y no he sabido nada de ellos, aunque también es cierto que el cupo de traductores al español suelen tenerlo bastante bien cubierto. Probablemente las ofertas a lenguas minoritarias se produzcan más amenudo. También intuyo que es más sencillo obtener una oferta si conocen tu trabajo, es decir, si has colaborado con ellos como voluntario: http://www.unv.org/how-to-volunteer.html. Aunque en el caso de las ofertas de traducciones al español se produce el mismo problema que he comentado anteriormente, deben tener el cupo de voluntarios suficientemente cubierto y tardan en llegar (al menos es mi experiencia personal).

      ¡Suerte!
      amaia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: