Para los amantes del motor y la interpretación… ¡no teatral! ;-)

Por Arturo DURAN.

Un texto tan rápido como la F1 y tan “salao” como sus seguidores de Twitter 😉 (esto lo digo yo, Amaia, no él, Arturo ;-)).

Siempre me había llamado la atención aquello de estar en el sitio correcto en el momento oportuno, y esta vez me tocó a mí.

Recibo una llamada de una de mis mejores agencias -es febrero de 2010- en la que me advierten de que “todo está en el aire”, pero me preguntan si me gustaría interpretar para la F1 en TV. Juraría que mi respuesta fue directa y al grano, un “¿tú qué crees?”, o algo parecido.

Al llegar a los estudios de La Sexta nos reciben Antonio Lobato y su mano derecha, Julio Morales, el editor. Prevén dos partes: una con preguntas de todo tipo sobre mi experiencia en TV en directo y sobre cuestiones de “motor”, mis conocimientos sobre la técnica, normativa y terminología de este deporte, y mi grado de afición; y otra, una prueba de interpretación pura y dura, en cabina, con materiales reales.

Tiro de “instinto” y les cuento que ya llevo muchos años trabajando para una gran marca -Lexus- como intérprete para la prensa del motor y para los ingenieros jefe que vienen siempre desde Japón a la presentación de un nuevo modelo cada año. Les aclaro que hay siempre una visita guiada al coche despiezado -chasis, habitáculo, conjunto de la transmisión, bloque motor- en la que los periodistas se explayan a gusto con sus preguntas. Y acabo por mencionar lo exquisitos que son en Lexus con la atención a los detalles.

Siguiendo con el instinto, les hablo de mi pasión por el motor y la F1 “desde los tiempos de Senna”, de mi formación técnica -soy físico, con estudios de postgrado en ingeniería- en Gran Bretaña y de haber pasado años devorando prensa técnica del motor en inglés y en español. Me sonríe la suerte: Lobato parece convencido, y la prueba queda quizás para otro momento.

Tres años después, ya he podido disfrutar de 3 temporadas completas cubriendo la F1 en directo en TV. Estamos ahora casi a mitad de la cuarta, confiando en que el mundial no vuelva a caer del mismo lado que en las tres anteriores. En cualquier caso, un lujo.

¿Cómo empezó, y dónde estamos ahora?

Pues empezó con un nudo en la garganta. Los directos en TV dejan muy poco margen para errores. Saber que te están escuchando más allá de la sala de al lado pone tensión, y esa tensión puede durar muchos meses.

A ese cóctel puedes añadir que no hay dos intérpretes, que nadie te releva, que los pilotos, los ingenieros y los técnicos hacen chistes incomprensibles sobre cosas que sólo ellos conocen, y que si sonríen porque algo les parece gracioso hay que transmitirlo aunque no estemos muy seguros de lo que mencionan.

Como todo eso es poco, tenemos la escaleta, ese guión de todo lo que va a pasar en varias horas en el estudio, que deja pausas de 30 o 40 segundos, no mucho más, y que te obliga a convertirte en un experto en visitar el baño de manera prácticamente anecdótica.

Luego están las carreras fuera de Europa. Te encierras en el locutorio a las 4 de la mañana, con un sueño intenso, y te mantienes en tensión sin poder confiarte, porque en cualquier momento Nira o Jacobo -los reporteros que viajan con Antonio- consiguen entrevistar a alguien a pie de pista.

Y como guinda al pastel las peculiaridades de cada piloto al hablar, sus estados de ánimo y las referencias permanentes a sucesos sin ningún tipo de contexto, mis preferidos: “Al salir de la curva 9 intenté pasar por dentro, y la parte trasera derecha del alerón trasero del Sauber me tocó el neumático delantero izquierdo, produciendo un pinchazo en la vuelta 11”. Todo eso dicho en 1 segundo y 6 décimas. Divertido.

¿Ahora? El nudo ha desaparecido casi del todo, y siempre es gracioso pensar en la cantidad de gente tan distinta que te puede oír, en la gente tan salada que te sigue por Twitter, y en el orgullo de los padres al contar lo que “hace su hijo en la tele”.

Le pillas el punto a los chistes absurdos, a las elipsis mezcladas con términos técnicos y a la forma de contar las cosas de cada piloto. Lo que tengo claro es que este trabajo, sin pasión por este deporte, puede ser duro. A mí me encanta, la verdad, y es un privilegio poder seguir ahí después de 3 temporadas y media.

bf17a5f5e3f84b3d03f35295ea1bcc46_biggerArturo DURAN es  consultor informático e intérprete de conferencias y traductor técnico en la actualidad. Formación inicial en astrofísica, con grado completo en una universidad pública británica (St. Andrews), estudios de postgrado en ingeniería y MBA.

Como traductor técnico se dedica en exclusiva a la informática (y a economía/finanzas de forma más ocasional).

@TraductorF1A3TV

Anuncios

About proTECT project

iniciativa en pro del acercamiento entre técnicos y traductores especializados y en busca de la calidad técnica y lingüística óptimas de la documentación que generan. Si quieres colaborar, puntual o habitualmente, ponte en contacto con nosotros en proTECTproject@ymail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: