Dos técnicos que aman a tradución.

Escrito por Vicente ABELLA. Tradución: Lucía ÁLVAREZ

Ao meu ver a idea de crear un espazo de entradas nas que se conten historias de tradutores provenientes de ou especializados no campo científico técnico é moi acertada, pois, quizais por deformación da miña carreira previa de investigador en radiofísica, son dos que pensa que a vida non se pode abranguer a partir de leis ríxidas, senón máis ben debe aproximarse con experiencias mínimas individuais. No seu ensaio De la traducción, Alfonso Reyes, renegaba das teorías tradutolóxicas máis inflexíbeis e apostaba por un “corpus” que recollese experiencias de tradutores e servise de lanterna para futuros profesionais da tradución. Ocórreseme tamén que unha experiencia similar neste espazo podería servir para comprender un pouco mellor ou de forma máis xeral qué é isto de ser tradutor e, sobre todo, para aprender a valorar na súa xusta medida a nosa profesión, tan maltratada ás veces (hai uns días lin un artigo dun twitteiro, de cuxo nome prefiro non acordarme, quen difundía un emprego de tradución da seguinte maneira e cito textualmente: “¿Entiendes ingles y hablas español? Entonces ya tienes trabajo”, o acento tamén falta no orixinal).

Procedo, entón, a contarvos a miña historia. Aos dezaoito anos, por vontades axenas que non veñen agora mesmo ao caso, entrei na Escola Técnica Superior de Enxeñeiros Industriais convencido de que a miña pronta inclinación pola literatura non era unha posibilidade profesional e que a física, pese ao seu atractivo teórico, tampouco sería de gran axuda para labrarme unha vida. Deste xeito, trampeando, conseguín rematar a carreira de Enxeñaría Química e entrar becado no departamento de Enxeñaría Química e Nuclear para, por fin, levar a cabo algo un pouco menos técnico: un doutorado en física de partículas aplicada á radioterapia. Comecei a escribir algún que outro artigo no campo que investigaba e, como as revistas científicas publícanse case todas en inglés, asignáronme dentro do meu grupo de investigacion a tarefa de redactar ou correxir artigos (o meu inglés era bastante bo xa que vivira de novo nos Estados Unidos). Tanto era así, con isto tiro, conscientemente, pedras sobre o meu propio tellado, que cheguei a sospeitar que algún compañeiro me incluira como coautor nos seus artigos únicamente para que os redactase na lingua vehicular da ciencia, pois as correccións e os comentarios lingüísticos que as revistas facían dos borradores que enviábamos podían invitar a máis dun a un suicidio profesional (intúo que a xa recoñecida fama do pésimo nivel de inglés dos españois contribuía a que se ensañasen con nós). Por outra parte, o doutorado, grazas á beca remunerada e á flexibilidade de horario permitíame levar a cabo outras actividades de forma paralela, así que, tras un par de fatídicas tentativas con clases de tango e de salsa, aventureime a estudar a licenciatura de Tradución e Interpretación coa que apouvigaría as miñas inquedanzas lingüísticas e literarias e perfeccionaría o meu nivel de redacción en inglés. Pero, a porca saiume capada, posto que a carreira encantoume e nela descubrín, feliz do meu serodio achado, o que terminei por chamar a miña verdadeira vocación. Así, fun deixando cada vez máis de lado o curso da miña tese doutoral e profundizando en formarme como tradutor e intérprete: primeiro emigrei a Heidelberg en calidade de erasmus e despois a Barcelona para estudar un máster en tradución literaria. Ao malfadado doutorado abandoneino durante aqueles dous anos de dedicación exclusiva á tradución para retomalo máis adiante e, por fin, entregar a tese ao tribunal avaliador non hai moito tempo.

A día de hoxe podería dicir que me considero un tradutor e que me dedico de xeito case exclusivo á tradución editorial e á interpretación. Non renego do meu pasado científico senón, moi ao contrario, gozo enormemente dos meus coñecementos e habilidades no campo, aínda que dunha maneira menos “técnica”, cando non por puro ocio. Se ben non é o que máis fago, traducín numerosos artigos científicos do mundo académico. As miñas publicacións en revistas científicas e algunha que outra batalla cos seus editores, serviume, principalmente, de marca de calidade. O meu obxectivo na actualidade nesta liña é mudarme á esfera da divulgación, colaborando como tradutor ou redactor en revistas ou editoriais non especializadas, faena coa que sei que desfruto coma un meniño. Apaixóname a divulgación en calquera ámbito e paréceme a tarefa máis complexa: sintetizar conceptos e empregar a linguaxe “narrativa” para ligalos cun público non especialista non é un prato sinxelo de elaborar, cómpre de dedicación e, sobre todo, de gozo.

Cando un profundiza nun campo técnico ou científico tanto como ao estudar unha carreira, entende que non debe trivializarse ningunha actividade relacionada con este, por moi tanxencial que aparente. Todo ámbito de especialización ten un vocabulario e unha gramática que non necesariamente coñece equivalente noutro idioma. Por esta razón, calquera de nós, tradutores ou intérpretes, que proveña doutro campo, sexa científico, técnico, de dereito ou de calquera outro, debe sentirse privilexiado de poder ofrecer un servizo tan especializado e, ademais, apostar polo seu futuro recoñecemento..

Foto Vicente AbellaVicente Abella é licenciado en Tradución e Interpretación pola Universitat de València, pola que cursou unha estancia erasmus na Karls-Ruprecht Universität de Heidelberg, conta cun máster en Literatura Comparada e Tradución Literaria pola Universitat Pompeu Fabra e, en breve, será doutor en Enxeñaría de Medicina Nuclear pola Universitat Politècnica de València. Hoxe en día traballa como tradutor na rama editorial e xa colaborou en distintas revistas de divulgación. Tamén traballou como intérprete en conferencias de moi diversa índole, especializándose en eventos do campo científico. Ademais, exerce de corrector e editor e é membro de ASETRAD. As súas combinacións lingüísticas van do inglés, alemán e catalán cara o castelán.

Itzulpengintza maite duten profesional teknikoak.

Vicente ABELLA. Nagore PÉREZ.

Oso egokia iruditzen zait gune bat sortzea arlo zientifiko-teknikotik datozen edo arlo horretan espezializatuta dauden itzultzaileen nondik norakoak kontatzeko. Izan ere, agian arrazoia da aurretik erradiofisikan ikertzaile karrera egin dudala, baina uste dut bizitzari ezin zaiola heldu lege zurrunetik abiatuta; aldiz, norbanakoen gutxieneko esperientzien bidez hurbildu beharra dago. De la traducción saiakeran, Alfonso Reyesek uko egiten die itzulpen teoria zorrotzenei, eta itzultzaileen esperientziek osatutako “corpus” baten alde egiten du, etorkizuneko itzultzaileei bidea argiztatzeko. Otu zait gune honetan antzeko esperientzia bat sortzea baliagarri suerta daitekeela itzultzaile izatea zer den hobeto eta oro har ulertzeko; eta batez ere, gure ogibidea dagokion heinean baloratzen ikasteko, zenbaitetan ez baitzaio balioa aitortzen (duela zenbait egun, gogoratu nahi ez dudan twitterlari baten iragarkia irakurri nuen, eta hauxe zioen, hitzez hitz, itzulpen-lanpostu bat hedatzeko: “¿Entiendes ingles y hablas español ? Entonces ya tienes trabajo”[1] –jatorrizkoan ere ez zegoen tiletik–).

Ekingo diot, bada, nire istorioa kontatzeari. Hemezortzi urte nituelarik, harira ez datozen kontuak direla eta, Industria Ingeniarien Goi-mailako Eskola Teknikora sartu nintzen, ziur nengoelako literaturarako nuen joera goiztiarra ez zela behar bezalako aukera profesionala, eta fisika teorikoki erakargarria bazen ere, ez litzateke oso lagungarria bizitza lantzeko. Beraz, Ingeniaritza Kimikoa bukatzen lortu nuen hala moduz, eta Ingeniaritza Kimiko eta Nuklearra Sailean sartu nintzen beka batekin, hain teknikoa ez zen zerbait egiteko, behingoz: doktoregoa erradioterapiari aplikatutako partikulen fisikari buruz. Horrelaxe hasi nintzen artikuluren bat idazten ikertzen nenbilen eremuan, eta aldizkari zientifiko ia guztiak ingelesez argitaratzen direnez, artikuluak idatzi edo zuzentzeko zeregina suertatu zitzaidan nire ikerketa taldean (ingeles maila ona neukan oso gaztetan Estatu Batuetan bizi izan naizelako). Hala izanik, eta jakin badakit hau esanda neure buruari harrika ematen diodala, susmoa ere banuen ikerketa kide batzuek euren artikuluetan egilekide gisa sartu nindutela zientziako komunikazio-hizkuntzan idatz nitzan, bidaltzen genituen zirriborroei buruz aldizkariek egiten zituzten hizkuntza-zuzenketek eta -oharrek baten bat suizidio profesionalera eraman baitzezaketen (irudipena dut espainiarrek ingeles maila ezin okerragoa dutelako ospeak gurekin bereziki luzatzen laguntzen zuela). Bestetik, beka bat neukanez eta ordutegia malgua zenez, doktoregoaz gain beste jarduera batzuk egin nitzake; hortaz, tango eta saltsa eskoletan porrot egin ostean, Itzulpengintza eta Interpretazioa lizentzia ikasteari ekin nion, nire hizkuntza jakin-nahia baretu eta ingelesez idazteko maila hobetzeko. Baina kukuak oker jo zidan: karrerak harritu egin ninduen, eta zoriontsu berandu jabetu izanagatik ere, azkenean nire bokazio handia deitzen dudana deskubritu nuen. Hala, doktorego tesia bazterrean utzi nuen gutxika, eta itzultzaile eta interprete gisa prestatzeko ahalegin gero eta handiagoak egin nituen: lehenbizi, Heidelbergera emigratu nuen Erasmus ikasle gisa, eta gerora, Bartzelonara joan nintzen literatur itzulpenaren inguruko master bat egitera. Itzulpengintzari erabat heldu nion bi urte horietan, eta zorigaiztoko doktoregoa baztertu egin nuen; hala ere, aurrerago berriz ekin nion, eta tesia duela oso gutxi eman diot epaimahai ebaluatzaileari, behingoz.

Bat-batean esanda, gaur egun itzultzailetzat dut neure burua, eta ia-ia argitalpen-itzulpenak eta interpretazioak besterik ez dut egiten. Ez diot uko egiten nire iragan zientifikoari; aitzitik, eremu horretan ditudan ezagutzez eta trebetasunez biziki gozatzen dut, baina gozatzeko era ez da hain “teknikoa”, eta sarritan aisiagatik baino ez da. Ez da gehien egiten dudana, baina arlo akademikoko artikulu zientifiko ugari itzuli ditut. Horretarako, aldizkari zientifikoetan eginiko argitalpenek eta editoreekin izandako borrokek kalitatea bereizteko balio izan didate, nagusiki. Ildo horretan, gaur egun dudan helburua dibulgazioaren arlora jotzea da, eta espezializatu gabeko aldizkari edo argitaletxeetan kolaborazioak egitea itzultzaile edo idazle gisa; izan ere, badakit primeran pasatzen dudala lan hori egiten. Dibulgazioaren zale amorratua naiz, arloa edozein dela ere, eta zereginik konplexuena dela uste dut: ez da erraza kontzeptuak sintetizatzea eta hizkera “narratiboa” erabiltzea adituak ez diren irakurleei helarazteko, eta dedikazioa exijitzen du, baina batez ere, gozatzea.

Eremu tekniko edo zientifiko batean karrera bat ikastean bezainbeste sakontzen baduzu, jabetzen zara okerra dela horrekin lotutako edozein jarduera arinki egitea, nahiz eta itxuraz albo-kontuak direla irudi dezakeen. Espezializazio arlo orok berezko hiztegia eta gramatika ditu, eta ez du zertan baliokiderik izan beste hizkuntza batean. Horregatik, gutako edozeinek, beste eremu batetik datozen itzultzaile eta interpreteek, eremua zientifikoa, teknikoa, zuzenbidekoa edo besterik izanda, pribilegiatua dela sentitu behar du, oso zerbitzu espezializatua eskaini dezakeelako eta gerora aitortzearen alde egin dezakeelako.

 

Foto Vicente AbellaVicente Abella Itzulpengintza eta Interpretazioan lizentziaduna da (Universitat de València). Horren bitartez, Eramus egonaldia egin zuen Ruprecht-Karls-Universität Heidelbergen, “Literatura Comparada y Traducción Literaria” masterra egin zuen Universitat Pompeu Fabran, eta laster medikuntza nuklearreko ingeniaritzan doktore izango da, Universitat Politècnica de Valènciaren bidez. Gaur egun, argitalpen munduko itzultzailea da, eta kolaborazioak egin ditu dibulgazioko hainbat aldizkaritan. Halaber, interprete lanak egin ditu zenbait biltzarretan, eta eremu zientifikoko ekitaldietan espezializatu da. Gainera, zuzentzaile eta editore lanak ere egiten ditu, eta ASETRADeko kide da. Ingelesa, alemana eta katalana ditu jatorrizko hizkuntzak, eta bere xede hizkuntza gaztelania da.


[1] Itzultzailearen oharra: “Ingelesa ulertzen duzu eta gaztelaniaz badakizu? Hala bada, baduzu lanpostua”.

Sobre els tècnics que estimen la traducció.

per Vicente ABELLA. Traducció: Òscar A. ALEMANY

La idea de crear un espai per a entrades en què s’expliquin històries de traductors especialitzats o que vénen del camp cientificotècnic em sembla encertadíssima, ja que, potser per deformació de la meva carrera prèvia d’investigador en radiofísica, sóc dels que creuen que la vida no es pot enfocar amb lleis rígides, sinó que més aviat ens hi hem d’aproximar amb experiències mínimes individuals. En l’assaig De la traducción, Alfonso Reyes renegava de les teories traductològiques més inflexibles i apostava per un «corpus» d’experiències de traductors que servís de llanterna per als traductors que han de venir. Se m’acut que una experiència similar en aquest espai podria servir també per comprendre una mica millor i de manera més general què és això de ser traductor i, sobretot, per aprendre a valorar com es mereix la nostra professió, tan maltractada de vegades (fa uns dies vaig llegir l’anunci d’un usuari de Twitter, el nom del qual prefereixo no recordar, que difonia una oferta de treball de traducció així, textualment: «¿Entiendes inges y hablas español ? Entonces ya tienes trabajo» —sense accent també en l’original).

Passo, doncs, a explicar la meva història. Als divuit anys, i per voluntat alienes que ara no toquen, vaig entrar a l’Escola Tècnica Superior d’Enginyers Industrials convençut que la meva inclinació primerenca per la literatura no era una possibilitat professional i que la física, tot i el seu atractiu teòric, tampoc no seria de gran ajuda per construir-me una vida. Així, trampejant, vaig aconseguir acabar la carrera d’Enginyeria Química i entrar becat al Departament d’Enginyeria Química i Nuclear per, a la fi, fer quelcom un xic menys tècnic: un doctorat en física de partícules aplicada a la radioteràpia. Així vaig començar a escriure alguns articles en el camp que investigava i, com que quasi totes les revistes científiques es publiquen en anglès, al meu grup de recerca em van assignar la tasca de redactar o corregir els articles (el meu anglès era bo perquè havia viscut de jovenet als Estats Units). Tant era així, i amb això tiro pedres al meu terrat conscientment, que vaig arribar a sospitar que algun col·lega m’havia inclòs com a coautor en els articles només perquè el redactés en la llengua vehicular de la ciència, ja que les correccions i comentaris lingüístics que les revisten feien dels esborranys que enviàvem podien arribar a invitar a més d’un al suïcidi professional (intueixo que l’arxiconeguda fama de l’anglès pèssim dels espanyols contribuïa que s’esplaiessin especialment amb nosaltres). D’altra banda, el doctorat, per la beca remunerada i la flexibilitat d’horaris, em permetia dedicar-me a activitats paral·leles. Així doncs, després d’un parell d’intents fatídics amb classes de tango i de salsa, em vaig aventurar a estudiar la llicenciatura de Traducció i Interpretació amb què calmaria les inquietuds lingüístiques i literàries i perfeccionaria el meu nivell de redacció en anglès. Em va sortir el tret per la culata, ja que la carrera em va meravellar i hi vaig descobrir, feliç de la troballa tardana, el que al final anomeno la meva gran vocació. Així vaig deixar cada cop més de banda el curs de la tesi doctoral i em vaig dedicar més i més a formar-me com a traductor i intèrpret: vaig emigrar primer a Heidelberg en qualitat d’erasmus i després a Barcelona per estudiar un màster en traducció literària. Vaig abandonar el doctorat infortunat durant aquells dos anys de dedicació exclusiva a la traducció per reprendre’l després i, finalment, lliurar la tesi al tribunal avaluador fa ben poc.

Avui em defineixo, d’entrada, com a traductor i em dedico quasi exclusivament a la traducció editorial i a la interpretació. No renego del meu passat científic; al contrari, gaudeixo enormement dels meus coneixements i habilitats en el camp, tot i que d’una manera menys tècnica, fins i tot en l’oci. Si bé no és el que més faig, he traduït nombrosos articles científics acadèmics. Les meves publicacions en revistes científiques i alguna batalleta amb els editors m’han servit, principalment, per establir un llistó de qualitat. El meu objectiu actual en aquesta línia és mudar-me a l’esfera de la divulgació col·laborant com a traductor o redactor en revistes o editorials no especialitzades, feina amb què sé que m’ho passo pipa. M’apassiona la divulgació en qualsevol àmbit  em sembla la tasca més complexa: sintetitzar conceptes i emprar el llenguatge narratiu per vehicular-los a un públic no especialista no és pas senzill i exigeix dedicació i, sobretot, gaudi.

Quan un aprofundeix en un camp tècnic o científic tant com estudiar una carrera, entén que no s’ha de trivialitzar cap activitat que hi estigui relacionada, per molt tangencial que sembli. Tot àmbit d’especialització té un vocabulari i una gramàtica que no necessàriament tenen equivalents en altres idiomes. Per això qualsevol de nosaltres, traductors i intèrprets, que vingui d’un altre camp, ja sigui científic, tècnic, de dret o qualsevol altre, s’ha de sentir privilegiat de poder oferir un servei tan especialitzat i apostar pel seu futur reconeixement.

Foto Vicente AbellaVicente Abella és llicenciat en Traducció i Interpretació per la Universitat de València, amb una estada Erasmus a la Universitat Karls-Ruprecht de Heidelberg, té un màster en Literatura Comparada i Traducció Literària per la Universitat Pompeu Fabra i aviat serà doctor en enginyeria de la medicina nuclear per la Universitat Politècnica de València. Avui treballa com a traductor en la branca editorial i ha col·laborat en diferents revistes de divulgació. També ha treballat com a intèrpret en conferències de naturalesa diversa, especialitzat en esdeveniments de l’àmbit científic. Exerceix també de corrector i d’editor i és membre d’ASETRAD. Les seves combinacions lingüístiques parteixen de l’anglès, l’alemany i el català cap al castellà.

Des techniciens qui aiment la traduction.

par Vicente ABELLA. Traduction: Martine JOULIA

L’idée de créer un espace pour des entrées consacrées à des histoires de traducteurs issus de ou spécialisés dans le domaine scientifique et technique me paraît tout à fait judicieuse. En effet, déformé peut-être par ma carrière préalable de chercheur en radio-physique, je suis de ceux qui pensent que la vie doit être envisagée, non pas selon des lois rigides, mais à partir de petites expériences individuelles. Dans son essai intitulé De la traduction, Alfonso Reyes rejette les théories traductologiques les plus inflexibles et mise sur  un « corpus » d’expériences de traducteurs qui fasse office de phare pour les professionnels à venir. Il m’apparaît qu’une expérience similaire pourrait, ici, aider à comprendre un petit peu mieux et de manière plus générale ce que signifie d’être traducteur et, surtout, à apprécier à sa juste valeur notre profession, si maltraitée parfois (j’ai lu il y a quelques jours l’annonce d’un twitteur, dont je préfère oublier le nom, qui proposait un emploi de traduction de la manière suivante, je cite : « Tu comprends l’anglais et tu parles espagnol ? Alors tu as trouve du travail » –l’accent manque aussi dans l’original–).

Donc, voici mon histoire. À dix-huit ans, pour des raisons indépendantes de ma volonté  qui n’ont rien à voir avec mon propos, j’ai intégré l’École technique supérieure d’ingénieurs industriels, convaincu que mon penchant précoce pour la littérature n’était pas un débouché professionnel et que la physique, en dépit de son attrait théorique, ne serait pas non plus d’une grande aide pour me forger un avenir. Aussi, ayant réussi tant bien que mal à terminer mes études d’ingénieur chimiste, je suis entré en qualité de boursier au Département d’ingénierie chimique et nucléaire, pour entreprendre enfin quelque chose d’un peu moins technique : un doctorat de physique des particules appliquée à la radiothérapie. C’est ainsi que j’ai commencé à écrire de temps en temps un article sur mon domaine de recherche et que, les revues scientifiques étant presque toutes publiées en anglais, mon groupe de recherche m’a chargé de rédiger ou de corriger les articles (mon anglais était bon car j’avais vécu aux États-Unis dès ma tendre enfance). C’était si vrai, et là, j’en suis conscient, je jette des pierres dans mon propre jardin, que j’en vins à me demander si un confrère ne m’avait pas inclus en qualité de coauteur de ses articles uniquement pour que je les rédige dans la langue vernaculaire des sciences, car les corrections et les commentaires linguistiques que les revues renvoyaient au sujet des brouillons que nous leur adressions auraient pu en conduire plus d’un au suicide professionnel (j’imagine que l’anglais médiocre dont on a l’habitude de taxer les Espagnols contribuait à ce qu’ils s’acharnent tout particulièrement sur nous). Par ailleurs, en raison de la bourse rémunérée et de la souplesse des horaires, le doctorat me permettait d’exercer parallèlement d’autres activités ; aussi, après quelques tentatives malheureuses avec des cours de tango et de salsa, me suis-je lancé dans une licence de traduction et d’interprétation censée apaiser mes inquiétudes linguistiques et littéraires et m’aider à perfectionner mon niveau de rédaction en anglais. C’est comme si je m’étais tiré une balle dans le pied : les études m’enchantèrent et je découvris, heureux de cette illumination tardive, ce que j’ai fini par appeler ma grande vocation. Peu à peu, j’abandonnai le cours de ma thèse de doctorat, pour m’employer chaque jour un peu plus à me former en tant que traducteur et interprète : tout d’abord, j’émigrai à Heidelberg dans le cadre d’un Erasmus, puis à Barcelone pour étudier un master de traduction littéraire. Mon pauvre doctorat, je l’abandonnai les deux années consacrées exclusivement à la traduction, pour le reprendre ensuite et remettre enfin ma thèse au jury d’évaluation il y a peu.

Aujourd’hui, au débotté, je me définis volontiers comme traducteur et je me consacre presque exclusivement à la traduction éditoriale et à l’interprétation. Je ne renie pas mon passé scientifique, non. Tout au contraire, je profite énormément de mes connaissances et de mes aptitudes dans le domaine, encore que d’une manière moins « technique », voire par pur loisir. Si ce n’est pas mon quotidien, j’ai traduit de nombreux articles scientifiques pour le monde de l’enseignement. Pour cela, mes publications dans des revues scientifiques, et par-ci par-là quelques joutes verbales avec leurs éditeurs, m’ont servi, essentiellement, de jauge de qualité. Pour l’heure, mon objectif à cet égard est de migrer vers la sphère de la vulgarisation, en collaborant en qualité de traducteur ou de rédacteur avec des revues ou des maisons d’édition non spécialisées, travail dont je sais qu’il me ravit. Je suis un passionné de la vulgarisation, quel qu’en soit le domaine, qui me paraît être la tâche la plus complexe qui soit : synthétiser des concepts et employer le langage « narratif » pour les transmettre à un public non spécialiste n’est pas une mince affaire et exige des efforts et, surtout, d’y prendre plaisir.

Lorsqu’on approfondit un domaine technique ou scientifique ou qu’on suit des études, on comprend qu’aucune activité ayant un rapport avec cela, aussi périphérique semble-t-elle, ne doit être banalisée. Tout domaine de spécialisation a un vocabulaire et une grammaire qui n’ont pas forcément d’équivalent dans une autre langue. Aussi, parmi nous, traducteurs et interprètes, quiconque provient d’un autre domaine, scientifique, technique, juridique ou autre, doit se sentir privilégié de pouvoir offrir un service aussi spécialisé et miser sur sa reconnaissance future.

 

Foto Vicente AbellaVicente Abella est titulaire d’un diplôme de traduction et l’interprétation de l’Universitat de València, grâce à laquelle il a fait un séjour Erasmus à la Karls-Ruprecht Universität de Heidelberg ; il a également suivi un master en littérature comparée et traduction littéraire à l’Universitat Pompeu Fabra et, très prochainement, il sera docteur en ingénierie de la médecine nucléaire de l’Universitat Politècnica de València. Il travaille actuellement comme traducteur dans l’édition et il a collaboré avec diverses revues de vulgarisation. Il a également travaillé comme interprète lors de conférences de nature diverse, et il est spécialisé dans les événements d’ordre scientifique. Il exerce de plus comme correcteur et éditeur et il est membre d’ASETRAD. Il traduit de l’anglais, de l’allemand et du catalan, toujours vers l’espagnol.

On the technically-bent who love translation.

by Vicente ABELLA. Translation: Mary C. BLACK.

I really like the idea of making room for posts that tell the stories of translators from or specialised in the scientific-technical fields because given my own detour from my previous career as a radio-physics researcher, perhaps I’m one of those people who believes that life cannot be tackled via rigid laws but instead must be approached with minimal individual experiences. In his essay De la traducción (On Translation), Alfonso Reyes refuted the more inflexible theories on translation and instead focused on a “corpus” of translators’ experiences which would serve as a beacon for future translators. It occurs to me that a similar experience in this blog might also help us to understand what being a translator is a little better and more generally, and especially to learn how to value our profession as it deserves, since it is so often mistreated (just a few days ago I read a tweet from someone whose name I’d rather forget advertising a translation job in this way, and I quote verbatim: “Do you understand English and speak Spanish? Well, you’ve got a job”. The original was even misspelled.)

So let’s get to my story. At the age of 18, for reasons that are not germane here, I entered the Higher Technical School of Industrial Engineering convinced that my early leanings towards literature had no professional prospects and that, despite its theoretical appeal, physics would not be a very good way to make a living either. So through wiliness I managed to earn a degree in Chemical Engineering and get a scholarship to study in the Department of Chemical and Nuclear Engineering in order to finally do something a bit less technical: a PhD in particle physics applied to radiotherapy. This was how I began to write a few articles in the field that I was researching, and since scholarly journals publish almost exclusively in English, my research group was assigned the job of writing or proofreading the articles (my English was good because I had lived in the United States when I was little). This happened so often, and by saying this I am quite consciously raining on my own parade, that I started to suspect that some colleagues had included me in their articles as a co-author just so I could write them in the lingua franca of science, since the language corrections and comments that the journals sent back on the drafts we had submitted might lead more than one person to professional suicide (I’m guessing that Spaniards’ widespread fame for having horrible English contributed to their being particularly eloquent with us). On the other hand, because of the paid scholarship and the flexible schedule, the doctorate enabled me to do other activities on the side, so after a few fateful attempts at tango and salsa classes, I ventured to embark upon a Bachelor’s in Translation and Interpreting to satiate my linguistic and literary longings and hone my English writing skills. Well, my plan backfired because I became so taken with the degree programme, and there I found – a felicitous late discovery – what I have ended up thinking of as my calling in life. So, I gradually left my doctoral thesis by the wayside and instead focused more efforts on training myself as a translator and interpreter: I went first to Heidelberg as an Erasmus student and then to Barcelona to earn my Master’s in Literary Translation. I abandoned the ill-fated doctorate during those two years I spent working exclusively on translation, and later resumed it and finally turned my thesis in to the evaluating jury not too long ago.

Today I define myself off the bat as a translator, and I work exclusively in editorial translation and interpreting. I do not deny my scientific past; rather, quite the contrary, I vastly enjoy my knowledge and skills in the field, although in a less “technical” way, if not purely recreationally. Even though it’s not what I do the most, I have translated numerous scientific articles for academia. In doing this, my publications in scholarly journals, and a few battles with their editors, have served me well, primarily as a yardstick of quality. My current goal in this sense is to shift to the world of popularisation by working as a translator or writer in non-specialised magazines or publishers, a job I know I would thoroughly enjoy. I love popularisation in any field, and to me it actually seems like the most complicated job of all: synthesising concepts and using a “narrative” language to appeal to a non-specialist audience is not an easy job and requires dedication and especially enjoyment.

When you learn more about a technical or scientific field, just like when you study for a degree, you understand that no activity related to it should be trivialised, no matter how tangential it may seem. All fields of specialisation have a vocabulary and grammar for which there is not necessarily an equivalent in another language. For this reason, any one of us translators or interpreters who comes from another field, scientific, technical, legal or any other, must feel privileged to be able to offer such a specialised service and work toward its future recognition.

Foto Vicente AbellaVicente Abella holds a Bachelor’s degree in Translation and Interpreting from the University of Valencia; while earning that gree he went to the Karls-Ruprecht Universität in Heidelberg on an Erasmus scholarship. He also holds a Master’s degree in Comparative Literature and Literary Translation from Pompeu Fabra University in Barcelona and will soon earn his PhD in Nuclear Medicine Engineering from the Polytechnic University of Valencia. Today he works in the field of publishing and has contributed to a variety of popular magazines. He has also served as an interpreter at a variety of conferences and specialises in scientific events. He further works as a proofreader and editor and is a member of ASETRAD. His language combinations are English, German and Catalan into Spanish.

Presentación del Diccionario Español de la Ingeniería.

Hoy queremos hacernos eco de una excelente noticia que ayer corría por las redes sociales: después de muchos años de trabajo de un enorme equipo de profesionales, por fin, el Diccionario Español de la Ingeniería ve la luz. Su presentación oficial tendrá lugar el próximo  martes 25 de marzo en Madrid y, aunque nosotros no estaremos allí en persona, hemos reservado ese día en nuestra agenda para una celebración porque se trata de un gran día para los traductores técnicos.¡ Seguro que este recurso va a ahorrarnos a muchos abundantes dolores de cabeza! :-).

Este evento tendrá lugar a las 18:30 en la Sala Villar Mir de la Real Academia de Ingeniería sita en la calle Don Pedro, 10. Si podéis, ¡no os lo perdáis!

Felicitamos a Don Antonio Colino, a Verónica Verdes y al resto del equipo por este ingente trabajo del que todos disfrutaremos dentro de bien poco. Y a la Real Academia de la Ingeniería por su 20 aniversario, ¡buena manera de celebrarlo!

 

Si queréis saber un poco más sobre este diccionario podéis leer nuestra entrada del 13 de junio de 2013 en la que entrevistábamos a Don Antonio para saber más sobre el tema (http://wp.me/p1CP3Z-by).

Avance invitación DEI

Diccionario inglés-español sobre Tecnología Nuclear.

por Vicente ABELLA.

diccionarioComo traductor proveniente del campo nuclear, siempre me fascinó que existiera un diccionario inglés-español sobre un ámbito tan exclusivo como la tecnología nuclear, herramienta que me ha ahorrado inagotables búsquedas y terribles quebraderos de cabeza. Sin embargo, lo que hoy más me seduce de él es su existencia abierta y gratuita y, lo que de ello se deriva, la ardua labor altruista de sus autores. El Diccionario inglés-español sobre Tecnología Nuclear se publicó por vez primera en 1998 por el Foro Nuclear y experimentó una revisión y una considerable ampliación en su segunda edición en el 2008, patrocinada por Tecnatom y por el Foro Nuclear. Hoy he tenido la oportunidad de entrevistar a Agustín Tanarro Onrubia, autor e hijo del otro autor del diccionario, Agustín Tanarro Sanz, y preguntarle acerca de su experiencia en la elaboración del glosario. A él debo agradecer su pronta predisposición a contestar a mis preguntas y su amabilidad y cercanía. He aquí el fruto de la entrevista.

Agustín, ¿Cómo surgió la idea de elaborar un diccionario bilingüe de términos relacionados con la energía nuclear? ¿A qué necesidades del sector respondía?

Cuando mi padre, profesional también del sector nuclear durante más de 35 años en el CIEMAT (antigua Junta de Energía Nuclear), autor de varios libros técnicos y coautor del diccionario, se jubiló en 1986, recibió varias propuestas para mantener un cierto nivel de actividad y relación con el sector, impartiendo clases en distintos másteres y cursos de post-grado así como colaborando en la traducción de textos técnicos, fundamentalmente informes de experiencia operativa emitidos por organizaciones internacionales como INPO y WANO.

Por entonces, yo estaba terminando mis estudios en la Escuela de Industriales de Madrid e iniciaba mi andadura profesional en Tecnatom, donde recientemente he cumplido 25 años, y comencé a ayudarle con la tarea de las traducciones hasta terminar colaborando activamente durante más de 20 años.

En la traducción de cerca de un millar de estos informes fueron surgiendo términos muy específicos de la “jerga” de la tecnología nuclear, que no encontrábamos en los diccionarios técnicos y que nos requerían a menudo una labor de investigación acudiendo a compañeros y conocidos expertos en distintos campos. Con el fin de recoger los resultados de estas investigaciones fuimos recopilando listados de “términos raros” que nos pudieran servir de ayuda en nuestro propio trabajo.

Cuando estos listados comenzaron a tener un cierto volumen, nos planteamos que podrían resultar útiles a bastantes personas relacionadas con las distintas ramas de la tecnología nuclear que trabajan a menudo con documentación en inglés y, animados por los responsables del Foro Nuclear, nos pusimos a la tarea de, a partir de ellos, completar la primera edición del diccionario, que fue publicada por el Foro Nuclear en 1998.

Tras la primera edición del libro, en el transcurso de mi actividad profesional en Tecnatom y continuando con las tareas de traducción, seguimos recopilando términos y revisando los ya recogidos, lo que llevó prácticamente a duplicar el volumen del libro en su segunda edición, patrocinada por Tecnatom y el Foro Nuclear y publicada en 2008, unos meses antes del fallecimiento de mi padre.

Desde entonces, a pesar de haber abandonado las tareas de traducción y ya en solitario, sigo recopilando los términos y definiciones que voy encontrando en mi trabajo, por si en algún momento se planteara la realización de una nueva edición

¿Cuáles fueron los objetivos iniciales y a qué público iba dirigido el diccionario bilingüe y monodireccional? ¿Qué campos de la energía nuclear abastece (reactores, protección radiológica, medicina…)?

El objetivo era aprovechar nuestra actividad para generar un libro de consulta que pudiera ser de ayuda al mayor número posible de personas relacionadas con nuestro campo profesional. De ahí que nos marcáramos el objetivo, ciertamente ambicioso, de intentar cubrir en lo posible todos los campos relacionados con la tecnología nuclear y disciplinas afines para generar una obra lo más completa posible. Evidentemente, en base a nuestra experiencia profesional, es inevitable que algunos ámbitos resulten tratados en mayor profundidad que otros.

También con el mismo objetivo de servir de ayuda al mayor número de personas posible y dar la mayor difusión al diccionario, optamos por editarlo a través del Foro Nuclear, que lo distribuyó gratuitamente entre todos los que lo solicitaron y posibilitó la descarga de la versión del libro en formato pdf a través de su página web (http://www.foronuclear.org/es/publicaciones-y-documentacion/publicaciones/diccionario-tecnologia-nuclear-ingles) cuando se agotaron las copias en papel

En relación con la versión electrónica del libro, querría comentar que presenta la ventaja adicional de posibilitar la búsqueda inversa (español-inglés) de los términos, aprovechando las capacidades de búsqueda del editor de Acrobat, lo que contribuyó a que descartáramos la idea de ampliar la obra con la versión español-inglés por no representar una capacidad adicional significativa para el lector de habla española

Como especialista en la temática del diccionario y sin experiencia (o formación) en el campo de la lingüística y la terminología, ¿cuáles fueron los principales retos a los que te enfrentaste durante el trabajo?

Con el fin de que el libro resultara de utilidad, intentamos en todo momento que fuera lo más completo posible, introduciendo en muchos casos explicaciones de los términos más allá de su mera traducción, y primando la claridad por encima del rigor lingüístico. A diferencia de otras obras y productos similares como los que se recogen en los glosarios de la Sociedad Nuclear Española, del Consejo de Seguridad Nuclear o de la Agencia Internacional de Energía Atómica, la idea de nuestro diccionario era, como he mencionado, ser lo más completo y práctico posible para el profesional o el estudiante relacionado con la tecnología nuclear, y en ningún caso servir de base a cualquier tipo de normativa o regulación técnica, legislativa o lingüística.

Bajo estas premisas, la falta de una formación específica en el campo de la lingüística no representó un obstáculo importante, y en cualquier caso, creo que las continuas revisiones cruzadas del trabajo por parte de los dos autores, las aportaciones de compañeros y, en último término, la colaboración del editor, confirieron al libro el nivel de corrección suficiente para cumplir el objetivo indicado como herramienta práctica de consulta.

¿Cuál es el aprendizaje que guardas de aquella experiencia y qué consejos sentarías para futuras elaboraciones de diccionarios técnicos?

A pesar de no perseguir el rigor extremo en las definiciones y glosas, el intentar mantener una exactitud y nivel técnico adecuados en su desarrollo implicó profundizar en muchos ámbitos relacionados con  mi campo profesional pero no pertenecientes estrictamente a él, lo que me ha proporcionado una visión más amplia de los múltiples aspectos y disciplinas asociados a la tecnología nuclear.

Por  otra parte, nuestra experiencia indica que este tipo de trabajos implican una labor de recopilación e investigación continuada, recogiendo términos a lo largo de muchos años, y no se pueden plantear, al menos con los objetivos expuestos, como un trabajo intensivo en un periodo de tiempo limitado partiendo de cero.

De la ingeniería a la traducción técnica a través del periodismo.

Por Sergio LORENZI.

Me propone Amaia que reflexione acerca del trabajo del traductor técnico y creo que para ello lo mejor es relacionarlo con mi carrera profesional.

Tras finalizar mis estudios de Ingeniería Técnica Industrial (especialidad Electrónica Industrial), lo cierto es que no me veía a mí mismo diseñando circuitos electrónicos. Mi elección por esta carrera se había basado tanto en un genuino interés por la tecnología como por las excelentes perspectivas profesionales que ofrecía el hecho de ser ingeniero; a principios de los 90, ser ingeniero era casi una garantía de un puesto de trabajo inmediato.

Una editorial de revistas para profesionales me ofreció la posibilidad de unirme a la redacción de un semanario dirigido al sector de la Electrónica, la Informática, las Telecomunicaciones y la Automatización Industrial. Me pareció una solución ideal ya que permitía no solo seguir ligado al mundo tecnológico, sino estar siempre a la vanguardia de sus novedades. Además tendría que escribir, algo que me atraía mucho, y profundizar en el conocimiento del idioma inglés, que es el que dominaba y sigue dominando en ámbito de la Electrónica y sus aplicaciones.

Mi interés en los idiomas no era nuevo y se mantiene muy vivo ya que en la actualidad estudio alemán en la Escuela Oficial de Idiomas. Por aquel entonces ya tenía un nivel más que aceptable de inglés y francés, además del italiano por el origen de mi familia paterna. Mi ocupación profesional, junto con diversos cursos, me ayudó a perfeccionar mi conocimiento del inglés, especialmente la terminología técnica. La editorial pertenecía a una compañía francesa y ello también me ayudó a avanzar en el aprendizaje de este idioma.

El acceso a información de primer nivel aportada por las principales empresas y organizaciones de todo el mundo era una forma óptima de estar al corriente de las novedades y tendencias. La asistencia a conferencias de prensa y congresos en países como Alemania, Reino Unido, Francia, EE.UU. y China amplió mis perspectivas, como profesional y como persona. Y redactar y revisar textos que posteriormente iban a leer profesionales expertos me exigió un elevado nivel de rigurosidad, primero como redactor y luego como director de dos publicaciones.

Dado que el contacto con empresas extranjeras era constante, detecté que algunas de ellas necesitaban traductores para hacer llegar información sobre sus productos y servicios a posibles clientes en España. De esta necesidad surgió mi iniciativa de trabajar como traductor técnico, en una primera fase en paralelo a mi ocupación como periodista y ya desde 2011 a plena dedicación.

Al convertirme en un traductor técnico puro – si bien también soy redactor de contenidos para empresas – creo haber cerrado un círculo compuesto por los tres ámbitos de conocimiento que considero exigibles a todo profesional de la traducción técnica:

1) Lingüístico: idiomas de origen y destino.

2) Comunicativo: capacidad de redacción.

3) Técnico-semántico: contenido y terminología especializada.

Diversos factores hacen que exista un auge de la demanda de traducciones técnicas, pero cuando un traductor “de carrera” afronta una traducción técnica, creo que le debe ser muy difícil alcanzar un elevado nivel de calidad de su traducción. ¿Cómo estar familiarizado, por ejemplo, con el ámbito de la química sin haber estudiado química a nivel universitario? En su caso el camino a recorrer será el inverso al que he seguido yo.

Todos los traductores técnicos somos (o deberíamos ser) expertos en una serie de campos. A mí no se me ocurriría traducir, por ejemplo, los pasos que se siguieron en una intervención quirúrgica, porque mis conocimientos de medicina son muy limitados. En cambio me siento a mis anchas dentro del mundo de la electrónica, la informática, las telecomunicaciones y la automatización industrial.

Una buena base es, por tanto, fundamental. Como también lo es la continua actualización de los conocimientos, tanto del idioma o idiomas como del contexto técnico. Para ello existen, junto con los métodos tradicionales (cursos presenciales, conferencias, bibliografía), todo lo que nos ofrece Internet. Los recursos a través de la Web son innumerables, aunque también es preciso ser selectivo y exigente. Además de tales recursos, o en paralelo a ellos, iniciativas como proTECT project son enormemente valiosas porque nos ayudan a los traductores técnicos a reconocernos como colectivo profesional, así como a compartir nuestras experiencias y conocimientos.

 

foto Sergio Lorenzi (1)Sergio Lorenzi es Ingeniero Técnico Industrial por la Universitat Politècnica de Catalunya. Ha trabajado como redactor y director de las revistas Actualidad Electrónica, Mundo Electrónico y Productrónica. También ha sido Project Manager en una agencia de comunicación internacional. Actualmente desarrolla su actividad como traductor técnico freelance, especializado en electrónica, informática, telecomunicaciones y automatización industrial. Sus combinaciones lingüísticas son del inglés, el francés y el italiano al castellano y el catalán.

Concurso proTECT.

¿Quereís un detallito bueno, bonito, barato y funcional? ¡Apuntaos a este concurso! 🙂

Como alguno de vosotros ya sabéis, una de las cosas por las que está trabajando proTECT es hacer posible que exista formación en traducción de temáticas técnicas (en particular de todo aquello que abarcan las ingenierías). Nuestra aliada pionera en este sentido ha sido la empresa de formación AulaSIC, que actualmente está ofertando la tercera edición del curso de Traducción Técnica de Arquitectura, la segunda del de Traducción Técnica de Energías Renovables y Eficiencia Energética, ha pasado el ecuador de la primera edición del curso de Traducción de Patentes y en breve estrenará el de Traducción Técnica de Generación Eléctrica, algunos de ellos en varias combinaciones lingüísticas. ¡Además de otros en preparación! 🙂

El caso es que esta empresa, además de hacer publicidad de nuestra iniciativa en pro de la traducción técnica entre sus contactos, ha decidido poner su propio granito de arena. Estas Navidades sufragó un detalle para los voluntarios que estamos trabajando para sacar este proyecto adelante y ahora será quien “subvencione” los regalos de este concurso.

Pues bien, ¿os dedicáis a la traducción técnica y tenéis un diccionario o un glosario que consideráis INDISPENSABLE en vuestro día a día? Por favor, ¡hacednos participes de ello! 🙂 Os pedimos que nos escribáis una reseña sobre el  recurso en cuestión. Nosotros haremos una selección con lo que recibamos y los recursos más interesantes y/o reseñas más prácticas recibirán un regalito, serán publicadas en el blog junto al nombre y bio de su autor y obtendrán una difusión más amplia a través de nuestra cuenta de Twitter, nuestra lista de distribución y las notas informativas. Hemos establecido dos categorías: diccionarios y glosarios. ¡Animaos a compartir, os lo recompensaremos a todos (aunque en menor medida que a los ganadores 😉 ), prometido!

Enviadnos vuestras propuestas a: protectproject@ymail.com con la referencia “Concurso” hasta el 31 de marzo.

 

De los técnicos que aman la traducción.

por Vicente ABELLA.

La idea de crear un espacio para entradas en las que se cuenten las historias de traductores provenientes de o especializados en el campo científico-técnico me parece acertadísima, pues, quizás por deformación de mi carrera previa de investigador en radiofísica, soy de los que cree que la vida no se puede abarcar a partir de leyes rígidas, sino más bien debe aproximarse con experiencias mínimas individuales. En su ensayo De la traducción, Alfonso Reyes renegaba de las teorías traductológicas más inflexibles y apostaba por un “corpus” de experiencias de traductores que sirviera de linterna para los traductores por venir. Se me ocurre que una experiencia similar en este espacio podría también servir para comprender un poquito mejor y de forma más general qué es esto de ser traductor y, sobre todo, para aprender a valorar en su justa medida nuestra profesión, tan maltratada a veces (hace unos días leí el anuncio de un twittero, de cuyo nombre prefiero no acordarme, quien difundía un empleo de traducción de la siguiente manera, y cito textualmente: “¿Entiendes ingles y hablas español ? Entonces ya tienes trabajo” –la tilde también falta en el original–).

Paso, pues, a contar mi historia. A los dieciocho años, y por voluntades ajenas que no vienen al caso, entré en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales convencido de que mi temprana inclinación por la literatura no era una posibilidad profesional y que la física, pese a su atractivo teórico, tampoco sería de gran ayuda para labrarme una vida. Así, trampeando, conseguí acabar la carrera de Ingeniería Química y entrar becado en el Departamento de Ingeniería Química y Nuclear para, por fin, llevar a cabo algo un poco menos técnico: un doctorado en física de partículas aplicada a la radioterapia. De esta forma comencé a escribir algún que otro artículo en el campo que investigaba y, como las revistas científicas se publican casi todas en inglés, me asignaron en mi grupo de investigación la tarea de redactar o corregir los artículos (mi inglés era bueno pues había vivido de muy jovencito en los Estados Unidos). Tanto era así, y con esto tiro, muy consciente, piedras sobre mi propio tejado, que llegué a sospechar que algún colega me había incluido como coautor en sus artículos únicamente para que lo redactara en la lengua vehicular de la ciencia, pues las correcciones y comentarios lingüísticos que las revistas hacían de los borradores que enviábamos podían llegar a invitar a más de uno a un suicidio profesional (intuyo que la archiconsabida fama del pésimo inglés de los españoles contribuía a que se explayaran especialmente con nosotros). Por otra parte, el doctorado, debido a la beca remunerada y a la flexibilidad de horario, me permitía llevar a cabo otras actividades de forma paralela, así que, tras un par de fatídicas intentonas con clases de tango y de salsa, me aventuré a estudiar la licenciatura de traducción e interpretación con la que apaciguaría mis inquietudes lingüísticas y literarias y perfeccionaría mi nivel de redacción en inglés. El tiro me salió por la culata, pues la carrera me maravilló y en ella descubrí, feliz del tardío hallazgo, lo que he terminado llamando mi gran vocación. Así, fui dejando cada vez más de lado el curso de mi tesis doctoral y empleándome más y más en formarme como traductor e intérprete: emigré en primer lugar a Heidelberg en calidad de erasmus y después a Barcelona para estudiar un master en traducción literaria. Al infortunado doctorado lo abandoné durante aquellos dos años de dedicación exclusiva a la traducción, para retomarlo después y, por fin, entregar la tesis al tribunal evaluador hace bien poco.

Hoy me defino, a bote pronto, como traductor y me dedico casi exclusivamente a la traducción editorial y a la interpretación. No reniego de mi pasado científico sino, muy al contrario, disfruto enormemente de mis conocimientos y habilidades en el campo, aunque de una manera menos “técnica”, cuando no por puro ocio. Si bien no es lo que más hago, he traducido numerosos artículos científicos del mundo académico. Para ello, mis publicaciones en revistas científicas, y alguna que otra batalla con sus editores, me han servido, principalmente, de rasero de calidad. Mi objetivo actualmente en esta línea es mudarme a la esfera de la divulgación, colaborando como traductor o redactor en revistas o editoriales no especializadas, faena con la que sé que lo paso en grande. Me apasiona la divulgación en cualquier ámbito y me parece la tarea más compleja: sintetizar conceptos y emplear el lenguaje “narrativo” para vehicularlos a un público no especialista no es plato sencillo y exige dedicación y, sobre todo, disfrute.

Cuando uno profundiza en un campo técnico o científico tanto como al estudiar una carrera, entiende que no debe trivializarse ninguna actividad relacionada con éste, por muy tangencial que aparente. Todo ámbito de especialización tiene un vocabulario y una gramática que no necesariamente conoce equivalente en otro idioma. Por ello cualquiera de nosotros, traductores e intérpretes, que provenga de otro campo, sea científico, técnico, de derecho o cualquier otro, debe sentirse privilegiado de poder ofrecer un servicio tan especializado y apostar por su futuro reconocimiento.

.

Foto Vicente AbellaVicente Abella es licenciado en Traducción e Interpretación por la Universitat de València, por la que cursó una estancia erasmus en la Karls-Ruprecht Universität de Heidelberg, máster en Literatura Comparada y Traducción Literaria por la Universitat Pompeu Fabra y en breve será doctor en ingeniería de la medicina nuclear por la Universitat Politècnica de València. Hoy trabaja como traductor en la rama editorial y ha colaborado en distintas revistas de divulgación. También ha trabajado como intérprete en conferencias de diversa naturaleza, especializándose en eventos del campo científico. Ejerce además, de corrector y editor y es miembro de ASETRAD. Sus combinaciones lingüísticas parten del inglés, alemán y catalán hacia el castellano.