Archivo de etiquetas| technical translators

Mercado libre vs. libertad de expresión.

Por Amaia GÓMEZ.

 

La semana pasada se publicaba en la lista de distribución de una importante asociación de traductores profesionales una oferta de empleo para traductores técnicos autónomos al español desde diversas lenguas, o más bien debería decir, una colega de profesión publicó dicha oferta sin muchos más datos de los que ahora mismo facilito. Como no tengo ni idea de si ella sabe más de leyes que yo, me guardaré las espaldas no dando datos más concretos, como hizo ella en el correo electrónico que envió a la lista (de ahí el título de esta entrada)… o quizá, sencillamente, le daba vergüenza hacernos partícipes a todos los miembros de la asociación de la contrapartida que podía ofrecernos por nuestro trabajo.

Para que os hagáis una idea, ofrecía un precio unitario para traducción inferior al que yo cobraría por revisión, un precio que me obligaría a hacer doble jornada (es decir, 16h) TODOS los laborables del mes, o bien, entregar unos textos con una calidad, cuando menos, cuestionable, para poder cobrar un sueldo mileurista (este cálculo está hecho sobre la base de la producción diaria aconsejada por otra asociación profesional de traductores y mi propia experiencia). A cambio, nosotros, los traductores, debíamos contar con la especialización técnica, trabajar desde un mínimo de tres lenguas extranjeras de partida, estar dados de alta como operadores  intracomunitarios y estar dispuestos a cobrar esos cacahuetes a 60 días.

Con respecto a dicha oferta me rondan dos cuestiones:

1.- Dicha colega, en su correo, al no dar más datos no incurrió, técnicamente, en una falta contra el código deontológico de la asociación, que explicita que debemos procurar defender unas condiciones de trabajo dignas para la profesión, ¿o sí? Ciertamente, las condiciones de trabajo nos llegaron de manera individualizada en un nuevo correo electrónico y ya con el nombre de la empresa (¡cómo no! de productos informáticos) a las personas que manifestamos interés por la oferta (y me consta que fuimos muchos por el revuelo que este suceso ha generado en las RR. SS.). También me consta, por los comentarios de una persona que ha estado vinculada muchos años a la presidencia de otra asociación profesional de traductores, que la junta probablemente tendría dificultades en llegar a un consenso sobre las medidas disciplinarias a tomar frente a esta colega… pero ¿le exime todo esto de culpa? Que estas condiciones de trabajo existen, desgraciadamente, es algo que no nos sorprende a nadie a estas alturas de la película, ¡¿pero que se publique una oferta así en la lista de distribución de una asociación profesional?! Lo dicho, no existe la suficiente vergüenza en el mundo.

images

2.- La segunda cuestión, evidentemente, tiene que ver directamente con las condiciones de la oferta, gran oferta pues me promete una relación laboral a largo plazo, ya que, por parte de la empresa, ¡no me va a faltar el trabajo! Eso es lo que deben decir a todos los adultos y niños que trabajan en condiciones de esclavitud en países que desde aquí consideramos el tercer mundo sin ser conscientes de que, aceptando estas ofertas, nosotros mismos estamos reproduciendo esas relaciones laborales en este, ¿el primer mundo?

Hoy mismo, dicha colega ha dado por concluida la búsqueda de traductores. Me pregunto cuántas personas se habrán dejado engañar para trabajar en esas condiciones esclavistas, o lo que es peor, cuántas personas habrán considerado esta oferta una bendición del cielo porque les asegura unos ingresos de los que ahora carecen. Como comprenderéis, me repatea los higadillos no contar con la suficiente libertad de expresión en este país ¿democrático? (monárquico sí, pero democrático está por probar) para hacer público el nombre de la empresa sin que esta me demande o las condiciones de la oferta sin que me metan un puro por violar la ley de libre mercado.

Hacía mucho tiempo que no se publicaban entradas en este blog y debéis culparme a mí de ello por la falta de tiempo para realizar y/o gestionar este trabajo, pero cuando cosas así suceden, una saca el tiempo de debajo de las piedras, la ira mueve montañas 😉

Corto y cierro.